lunes, 17 de septiembre de 2012

Entrevista con la antropóloga Helen Fisher: biografía y bibliografía

Biografía y bibliografía de Helen Fisher

Helen Fisher es doctora en antropología por la Universidad de Colorado. Ha sido divulgadora científica en prensa, radio y televisión y una conocida conferenciante. Trabajó como investigadora asociada en el Museo Americano de Historia Natural en Nueva York hasta 1994 y en la actualidad pertenece al Centro de Estudios de Evolución Humana en el departamento de Antropología de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey.
  • Su primer libro
    El Contrato sexual
     (The Sex Contract, 1984), tuvo una enorme repercusión y le valió varios premios de antropología. 
  • En
    Anatomía del amor
     (Anatomy of love, 1992), mostraba sus conclusiones sobre el amor y el divorcio y los modelos de monogamia mediante el examen de 62 sociedades. 
  • En El primer sexo (The First Sex, 2000), argumenta cómo las capacidades y aptitudes innatas de las mujeres están transformando el mundo. Sería consecuencia de un proceso evolutivo del cerebro de la mujer que la 
    capacita para desarrollar formas de pensamiento “sintético” o “en red” 
    más complejas que las del pensamiento lineal masculino.
  • En ¿Por qué amamos? (Why we love?, 2004) utiliza datos de escáneres cerebrales para consolidar su teoría del amor romántico.
  • Por último Why Him? Why Her? (2009), aún sin publicar en España, en el cual explica que existen cuatro dimensiones de la personalidad biológicas basándose en los estudios sobre 100.000 personas y también en modelos de la atracción sobre el estudio de la personalidad y datos biológicos y neuroquímicos de 28.000 individuos.
"El amor es el combustible para el juego de la reproducción"

¿Es el amor una invención de la cultura occidental, ya que según parece, en otras culturas los emparejamientos son una cuestión de intereses y conveniencias?. ¿Todos los seres humanos son capaces de sentir amor?

Sí, sin lugar a dudas. Si hubiera pensado otra cosa no habría escrito el libro Anatomía del amor. Tengo un amigo que ha investigado 166 sociedades y encontró evidencias de amor romántico en cada una de ellas y en las que no lo encontró, era porque a los antropólogos no se les había ocurrido escribir sobre ello. Cuando miras alrededor del mundo, ves que hay todo tipo de evidencias sobre el amor romántico.

En casi todas partes la gente da regalos a un ser querido, se escapan con un amante, e incluso se suicidan porque no consiguen al ser amado. Por todas partes hay evidencias de que el amor romántico es una característica del ser humano. Yo siempre he creído que el amor es una emoción muy básica y elegante y tampoco es más complicada que el enfado, el miedo, la alegría, la sorpresa o la tristeza.

¿Podría usted decirme qué es el amor?

Hay dos etapas básicas en el amor. La primera es la etapa de infatuación o atracción y todos sabemos que se siente euforia, mareo, insomnio, esperanzas, nervios. Lo que aparentemente sucede en el cerebro es que literalmente está recibiendo un baño de tres sustancias químicas que son anfetaminas naturales que te ponen a toda velocidad, pero que no dura siempre. A lo sumo dos o tres años. Puede durar más si existe una barrera en la relación; por ejemplo, si alguien está casado y nunca llega a entrar por completo en la relación de pareja. Pero, inevitablemente en más o menos tiempo la atracción disminuye.
Entonces comienza la segunda etapa, denominada pertenencia.

Se trata de un sentimiento de comodidad, seguridad y paz. De repente llegas a casa y te sientes muy cómodo con esa persona. Ese estado está asociado con otro "baño de cerebro". Diferente, de endorfinas. Las endorfinas son sustancias naturales, parecidas a la morfina,  que da un sentimiento común de seguridad. Creo que es por eso que la gente sufre tanto cuando le deja un amante. No sólo pone patas arriba su vida social, sino que deja de recibir la dosis diaria de drogas narcóticas. También en otros animales vemos elementos de atracción y pertenencia.

Por ejemplo, en la temporada de reproducción, la pareja de zorros saltarán, pasearán juntos, se lamerán la cara, e incluso se les nota eufóricos. Creo que el amor es muy primitivo; ha salido de la naturaleza animal y ha evolucionado hasta el ser humano en quienes se ha complicado. Pero, la emoción básica es una experiencia animal.

Una de las hipótesis que plantea en su  nuevo libro es que la forma de copular entre los humanos, cara a cara, tiene mucho que ver con la aparición del amor. ¿Por qué es tan importante la postura?

Porque puedes ver a tu pareja. Realmente es muy sencillo.

Sí, pero la postura de copulación de los animales es diferente y, no sé realmente qué tiene que ver con el amor.

Tiene que ver con la evolución. Entre primates, nuestros parientes cercanos, también se copula cara a cara, pero no con la regularidad que lo hacen hombres y mujeres. Para nosotros es bastante cómodo, especialmente para la mujer, ya que cuando nuestros antepasados empezaron a andar con dos patas, el canal vaginal evolucionó para torcerse hacia delante, no hacia atrás. Cuando puedes ver a la pareja, también puedes ver sus reacciones y acostumbrarte a su sonrisa, sus miradas de cariño y adoración y unirte mucho a tu pareja. Quiero decir que la gente de todo el mundo mira a la cara de los demás y en ningún momento es tan poderosa la mirada como cuando estás haciendo el amor. Así que creo que esa postura nos hizo evolucionar y estimular el proceso de unión entre el hombre y la mujer.

Según la interpretación neodarwinista el amor es un mecanismo de evolución para mejorar los genes. ¿Está de acuerdo?

Yo diría que la supervivencia de los más aptos es la clave de muchos comportamientos, así que mi respuesta es sí. El amor es parte de un proceso fundamental para la supervivencia, el combustible para el juego de la reproducción, y ese juego es el más importante al que podemos jugar tú o yo. No me sorprende que el amor sea tan poderoso. En América más del 90 por ciento de la gente que va a un psiquiatra lo hacen por problemas en su vida amorosa, no por problemas en la oficina o con los niños.

El amor es un poco como el miedo. El miedo evolucionó con los seres humanos. Cuando nuestros antepasados cazaban en África tuvieron que desarrollar ese sentimiento para huir de los peligros. El amor evolucionó como un proceso para emparejar a dos individuos y criar a sus hijos. El ser humano no tiene nada más importante que hacer que amar y emparejarse. Así que no tengo dudas de que es fundamental para el proceso de la supervivencia de los más aptos y la evolución de la Humanidad.

Usted ha escrito que el amor humano está condicionado por la naturaleza para que las parejas duren solamente cuatro años. ¿Por qué?

Yo misma me pregunto el motivo de que sea así. Lo que hice fue estudiar el divorcio en 62 sociedades de todo el mundo. Todavía tengo que mirar los de España, recuérdamelo cuando terminemos la entrevista. Lo que comprobé fue que en muchas culturas humanas la gente tiende a divorciarse durante el cuarto año de matrimonio, lo cual me sorprendió. No esperaba encontrar ninguna tendencia común. En teoría no tendría porque existir ningún patrón en común, pero existía. Por supuesto que todos conocemos a matrimonios que no se divorcian a los cuatro años, pero eso no impide que exista lo que he denominado the four year itch, "el trauma del cuarto años". Y no sabía el porqué. Estudié entonces emparejamientos entre pájaros y mamíferos para ver si podía encontrar alguna tendencia para relacionar con este hecho, y la encontré. Es la tesis central de mi libro Anatomía del amor.

Los árboles estaban desapareciendo hace cuatro o cinco millones de años. Nuestras antepasadas se vieron en la necesidad de bajar al suelo. Empezaron a ponerse de pie sobre dos patas en lugar de cuatro, para poder caminar de un grupo de árboles a otro y transportar palos y piedras para protegerse de los depredadores. Las mujeres tenían que llevar los niños en brazos en lugar de la espalda. Debían transportar un peso de 10 a 20 kilos durante cuatro años, hasta que el bebé pudiera valerse por sí mismo.

Si tú tuvieras que hacer eso, también  buscarías un hombre que te ayudara a criar al bebé. Y creo que eso es lo que ocurrió hace millones de años en África. Esas mujeres necesitaban la pareja para que les ayudara a criar a los hijos y como esa fórmula tenía éxito en la evolución, nació la necesidad humana del amor y de la pareja. Esta es la clave, permanecer unidos por lo menos el tiempo suficiente de criar a un niño durante los aproximadamente cuatro años de la infancia. La naturaleza ha dejado un punto débil en nuestras relaciones amorosas.

¿Es necesario el matrimonio o realmente es un invento social sin sentido en la evolución?

Yo creo que eso es un juicio moral. Tenemos el instinto de emparejarnos y también el de tener otras relaciones aparte. El ser humano tiene lo que yo llamo una "etapa mezclada de reproducción". Tenemos este instinto increíble de enamorarnos, emparejarnos y casarnos: un 93 por ciento de hombres y un 92 por ciento de las mujeres de todo el mundo se casa antes de los 49 años. Eso es como un mecanismo simbólico y social muy útil para definir quién es el responsable de los niños. Seguro que el matrimonio tiene una utilidad importante para criar a los jóvenes.

Dijo usted antes que buscaría datos sobre España

Sí, aquí en mi armario. No me importaría hacer unas predicciones sobre la evolución del matrimonio en España. Pero...no tengo datos sobre España.

Bueno... hay un problema. El divorcio no fue permitido hasta principios de los años ochenta.

Ah, claro, por eso. ¿Ahora si que está permitido?

Sí.

Pues he descubierto que el divorcio es para los jóvenes. La posibilidad de divorcio se incrementa cuando estás entre los veinte y los treinta años. Si en España hubo un boom de nacimientos a lo largo de los años sesenta y setenta te pronostico que en los próximos decenios se incrementará el número de divorcios, como ocurrió en Estados Unidos en los años ochenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario