sábado, 4 de agosto de 2012

Experiencias fuera del sentido común: ECM y EEC


Las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM)

Fenómeno: Muchos de los que han sufrido una muerte clínica y han sido reanimados por los médicos describen cómo tras el momento de muerte, salen de su cuerpo, atraviesan un oscuro túnel, al final del cual existe un luminoso lugar, donde el finado temporal se encuentra con antepasados, profetas y ángeles.

A favor: Los numerosos libros escritos sobre el tema, especialmente con el que comenzó la fiebre: Vida después de la vida, del psiquiatra estadounidense Raymond Moody. En ellos se recogen testimonios de cientos de personas que corroboran la existencia del fenómeno.

En contra: Morir no es estar muerto. En caso de fallecimiento repentino se desencadenan mecanismos mentales de protección, ya que el sujeto no se encuentra preparado para morir como un anciano o un enfermo grave. No sólo aquellos que mueren, sino numerosos operados han descrito situaciones de ECM en sus delirios. Ronald Siegel demostró en 1985 que las alucinaciones de casi todo el mundo son parecidas, ya sean debidas a la fatiga, la fiebre, la epilepsia, la privación sensorial y las drogas. En definitiva, alucinaciones de cualquier cerebro en situaciones de estrés.

Experiencia Extracorpórea (EEC)


Fenómeno: La denominación inglesa “fuera del cuerpo” (Out of Body) explica la sensación con más efectividad. La EEC continúa ‘viéndose’ uno mismo desde arriba como si flotara y con el poder de atravesar puertas cerradas como si se fuese incorpóreo.

A favor: No sólo se han recogido cientos de testimonios, sino que según los especialistas, casi todos hemos sentido alguna vez los preludios de una EEC, cuando durante la duermevela o el sueño sentimos que se paraliza nuestro cuerpo y nos inunda una angustiosa sensación de inmovilidad.

En contra: Wilder Pendfield, especialista canadiense en el cerebro, ha conseguido reproducir a voluntad este tipo de alucinación desde 1955, mediante la implantación de un electrodo en el lóbulo temporal de un epiléptico. La estimulación eléctrica, los medicamentos o las intoxicaciones de gas pueden provocar alucinaciones de este tipo. Se sabe que en experiencias chamánicas y brujeriles con drogas se producen este tipo de fenómeno.

Imágenes
Jerónimo Bosch. La ascensión al Empíreo (detalle)
William Blake. Reunión alma cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario