domingo, 5 de agosto de 2012

Leyendas urbanas y sobrenaturales. Alucinaciones de la parapsicología


Una leyenda urbana es una historia rodeada de un halo sobrenatural que la gente crédula transmite de boca en boca como si fuese verdadera. Por ejemplo, la chica de la curva que aparece y recogen de noche en la carretera para advertirles de una peligrosa curva inminente o cualquier otro peligro, pero que en una investigación posterior se descubre que la chica llevaba tiempo muerta, es una buena historieta que todos conocemos de las reuniones con amigos.

El escritor Ramos Perera, en su tesis “agujeros negros del psiquismo” atribuye el éxito de estas historias y la facilidad con la que se extienden a “oquedades psíquicas” que todos poseemos y que necesitamos cubrir con narraciones que nos hablan de un mundo maravilloso o terrorífico que agita algún mecanismo de nuestro emocional sistema límbico y nos carga de endorfinas que nos ayuden a olvidarnos de los agobios cotidianos.

Las leyendas urbanas habituales y que más éxito tienen entre el público son las relacionadas con lo que se ha denominado parapsicología, que muchos seguidores se empecinan en afirmar como reales. En los siguientes artículos diseccionamos algunas de esas paranoias como una lista de éxitos de la ficción parapsicológica (psy-fi):

Roswell y otras imposturas extraterrestres

Experiencias fuera del sentido común

Anomalías para todos los gustos

Místicas alucinaciones

Presencias fantasmales y canalizaciones

De seres fantásticos y otros bestiarios

Extravagancias paranormales

Disparates parapsicológicos

Percepción Extrasensorial (PES)

Fenómeno: Quienes supuestamente gozan de estos poderes, superiores a los que nos proporcionan los sentidos convencionales, pueden conocer a distancia sucesos ocurridos o que están ocurriendo, mediante clarividencia; saben qué está pensando otra persona con telepatía; y observa sucesos que van a ocurrir gracias a la precognición.

A favor: Algunos parapsicólogos creen que todos los humanos poseen mecanismos para PES, pero se encuentran atrofiados. Debido a la dificultad para repetir los experimentos de laboratorio no se excluye su existencia. Se han argüido todo tipo de explicaciones, como la pluridimensionalidad del Universo, los campos morfogenéticos, o la física cuántica, pero hasta el momento ninguna teoría es concluyente.

En contra: Ningún ‘dotado’ ha podido demostrar en rigurosas condiciones de laboratorio, que poseen estos poderes. De hecho, varios premios esperan al primero que lo consiga.

Psicokinesia (PK)

Fenómeno: En este caso, los parapsicólogos españoles utilizan un neologismo, ya que las siglas de la palabra castellanizada (Psicocinesis o PC) recuerda a otras ya populares. Los supuestos ‘dotados’ serían capaces de desplazar objetos sin que intervenga ningún elemento físico conocido. El ‘poder de la mente sobre la materia’, como lo venden los especialistas.

A favor: Sólo los ilusionismos de tipos como Uri Geller o Nina Kalugina, algunos de los supuestos privilegiados que se dicen capaces de poderes telequinéticos, apoyados por algunos crédulos científicos.

En contra: No existe fuerza conocida en el universo que produzca este fenómeno. Por otra parte, ningún experimento positivo ha podido ser corroborado o repetido en los laboratorios. Y los supuestos dotados han podido ser desenmascarados como impostores e ilusionistas en numerosas ocasiones. No recuerdo si James Randi o Martin Gardner propusieron dos sencillos experimentos que de repetirse podrían dar validez científica a la PK: desplazar una pestaña sobre una superficie lisa en el vacío o hacer girar una aguja diminuta, suspendida por magnetismo para que no exista prácticamente fricción. Nadie lo ha conseguido

Teletransporte

No ya extravagante, sino extraordinario es el fenómeno de la teletransportación, por no decir estrictamente fraudulento, Consiste en el traslado inmediato de un lugar a otro, incluso a miles de kilómetros, de un objeto o persona sin que medie fuerza o modo de transporte conocido.

La leyenda popular habla de matrimonios que circulaban por una carretera española (o francesa, o checa, o...), atraviesan una espesa niebla y aparecen en Chile (por ejemplo). Por supuesto, no existe una sola prueba que certifique un suceso parecido, aunque los “investigadores de lo paranormal” han recogido testimonios de personas que no recuerdan lo sucedido en un breve lapsus de tiempo o que han aparecido a varias decenas de kilómetros de dónde se suponía que deberían encontrarse.

Esos testimonios guardan todos características similares: despistes de conductores sometidos a un gran estrés, que pierden la noción de conducir durante 20 ó 30 kilómetros por la noche. Cuando hay niebla por medio, el tiempo mental deja de coincidir con el tiempo real.

El único acontecimiento que se refiere una y otra vez en la literatura paranormal, en cierto modo documentado, sobre este fenómeno se refiere al siglo XVI, con un soldado español destacado en Manila, que misteriosamente apareció en Ciudad de México. La Santa Inquisición le interrogó para saber cómo había cubierto esos 15.000 kilómetros de distancia, pero ni el soldado quiso dar ninguna explicación, ni el tribunal llegó a ninguna conclusión en 1593 razonable.

Se han barajado hipótesis de lo más peregrinas, como si el fenómeno fuese real, desde una intervención ufológica a pliegues espacio-temporales que formarían miniagujeros de gusano. Esta última sería la consecuencia de un experimento realizado por la Armada estadounidense en la década de los 50, cuando  supuestamente teletransportaron un buque de guerra de un astillero a otro, y que tendría su propia saga cinematográfica con El Experimento Filadelfia. De modo que el ejército norteamericano conoce la tecnología de la teletransportación, que ellos denominan ITF (siglas que corresponderían a Transferencia Instantánea), desde hace décadas, del mismo modo que mantienen ovnis estrellados en secreto.

Enrique de Vicente en su libro Los Poderes Ocultos de la Mente cuenta un experimento chino (sin ninguna otra referencia de tiempo o lugar) en el que jóvenes “dotados” psíquicamente trasladaron un radiogoniómetro a pilas de una habitación a otra. El razonamiento chino para un fenómeno (que de ser cierto habría revolucionado la física) de esta envergadura fue que el objeto pasó “a un nivel de existencia no perceptible por los sentidos ni por los detectores convencionales, situado tal vez en un hiperespacio multidimensional”.

Nada conocido del universo puede dar lugar a este fenómeno y, por otra parte, aún no ha podido ser demostrado fehacientemente que algo semejante haya podido ocurrir alguna vez.

Percepción dermo-óptica

Trucos de ilusionista son los extraños poderes que decían poseer la rusa Rosa Kuleshova y el estadounidense Ted Serious. La primera aseguraba que era capaz de leer un texto sin leerlo, sólo tocándolo, incluso con las nalgas, ya que sentaba sobre ellos y explicaba el contenido del mensaje. Luego han aparecido por Rusia y Japón, personas con capacidades similares, que los parapsicólogos denominan “percepción dermo-óptica”. Los ilusionistas, capitaneados por Martin Gardner han reproducido, incluso bastante mejor, el truco que ellos denominan “visualización nasal” y que consiste en entrenarse para ver a través de las minúsculas aberturas que dejan junto a la nariz cualquier tipo de venda o antifaz. Ni una sola prueba seria realizada a los poseedores de estos poderes ha dado resultados "paranormales". No eran más que simples trucos.

Ted Serios, por su parte, aseguraba poseer el don de crear fotografías con el pensamiento, que los parapsicólogos atribuían a poderes psicocinéticos. Durante las pruebas experimentales que realizaron con él, se destacaban dos elementos, la cantidad de alcohol que ingería Serios y el tubo de cartón a través del cual miraba al objetivo, que según aseguraba le ayudaba a concentrarse. Por supuesto los críticos consideraban que con el aparato manipulaba la cámara, aunque no se sabe cómo se realizaba el truco exactamente. El fenómeno consistía en fotografiarse con una Polaroid. El revelado instantáneo mostraba imágenes en una esquina que con mucha imaginación podrían corresponder a objetos o personas, cuando no salían completamente negras o blancas. El historiador de la parapsicología Werner F. Bonin dice que “la capacidad de producir 'fotografías' de modo paranormal la perdió Serios en 1967”, coincidiendo "casual" y curiosamente con la puesta en evidencia  Precisamente el prestidigitador David Eisendrath demostró el trucaje de Serios en 1967.

Extravagancias paranormales

Trepanación

Las “oquedades” que señalaba Perera pueden llegar a ser, en algunos casos, algo más que psíquicas. Una de las creencias más extravagantes gira en torno a literales agujeros en el cráneo, una práctica antigua para liberar al cerebro de la presión causada por una enfermedad o trauma, pero aún empleada por algunas tribus africanas: la trepanación, antiquísima para liberar al afectado de los malos espíritus.

En la actualidad, los seguidores de Bart Hugues (Joe Mellen, por ejemplo), creen que la autotrepanación conduce a un nivel de consciencia superior. El mismo Hugues utilizó un taladro eléctrico, un escalpelo y anestesia local para agujerearse la cabeza. Pensó que liberando la presión sanguínea de la cabeza podría incrementar el flujo de sangre al cerebro y conseguir un mayor crecimiento espiritual. Existió incluso una revista que investigaba en este sentido, The Auger (El Taladro).

Aportes o materializaciones

Emparentado con un fenómeno tan alterador del espacio-tiempo como es el del teletransporte, se encuentra el de las materializaciones, esto es la aparición de objetos físicos sin que medie otra fuerza que la del pensamiento o la de los espíritus. Aunque ya no está de moda, excepto por algún gurú estrafalario como Sai Baba, las materializaciones o aportes fueron muy nombrados y estudiados durante la transición del siglo XIX al XX en las llamadas sesiones espiritistas.

Mediante hábiles y también burdos trucos, los médiums hacían aparecer ectoplasmas y algunos otros objetos que  pesar de su insistencia, no dejaban de ser de nuestro mundo. Para que tal fenómeno fuese real se requeriría una cantidad de energía tan brutal que no podría generar junta toda la humanidad. En una conclusión muy optimista, los físicos Taylor y Balanovski (no por físicos menos crédulos) concluyeron que el nivel energético producido por un cuerpo humano es 1020 veces menor que el requerido para una materialización.

En cualquier caso resulta imposible que un fenómenos de estas características tenga lugar y menos sucesos como el relatado por el mentor de Uri Geller, Andrija Puharich, quien asegura que vio cómo Geller se desmaterializó en su presencia en Nueva York, apareció en Brasil y regresó a Nueva York “como si nada hubiese pasado”.

Detectives psíquicos

Y es que la ingenuidad de los creyentes no tiene límites. Por ejemplo, una y otra vez se requieren videntes para que ayuden a clarificar los más famosos crímenes o desapariciones. Incluso existe toda una categoría paranormal denominada “detectives psíquicos”, de la misma manera que hay “espías psíquicos” o “arqueólogos psíquicos”. Sin embargo, nunca han aportado pista alguna, excepto vaguedades del tipo: el asesino es un hombre joven o el crimen se ha cometido cerca de una iglesia.

El doctor Reiser, que ha dirigido muchos años el Departamento de Ciencias del Comportamiento de la policía de Los Ángeles, ha intentado comprobar los casos que se citan habitualmente en la literatura y no consiguió encontrar ni rastro de los crímenes antiguos o recientes que allí se referenciaban. Emprendió su propia investigación con doce videntes y casos en los que se conocía el asesino y otros en los que no. En ninguna ocasión se descubrieron pistas fiables, con lo que su conclusión es que los detectives psíquicos no tienen ningún interés para la policía.

Imágenes:
Uri Geller en una imagen de su Twitter. Señala que se encuentra en Inglaterra entrenando a participantes olímpicos para pensar en positivo.
San José de Cupertino, aseguran sus hagiógrafos, poseía el don de la ubicuidad.

De seres fantásticos y otros bestiarios

Criptozoología

Fenómeno: Yetis, Nessies, Bigfoot, calamares gigantes, gatos alados y Chupacabras son algunos de los ejemplares que se exhiben en el singular bestiario que busca y estudia esta nueva disciplina. El Chupacabras por ejemplo,  es una triste aportación de México al mundo. Este monstruosos ser (¿ultradimensional?) mata el ganado, lo desangra y a veces les chupa la sangre, incluso se han recogido testimonios de ataques a personas a lo largo de toda América.

A favor: Fotos borrosas y testimonios de segunda y tercera mano.

En contra: A pesar de su popularidad, ninguno de estos animales dejan pruebas inequívocas de su existencia. De las peregrinas hipótesis que rodean a estos seres es un ejemplo elocuente la propuesta de que el chupacabras es la mascota perdida de unos extraterrestes.

Vampirismo

Fenómeno: Una creencia popular eslava que se ha extendido y popularizado en todo el mundo, gracias especialmente al cine. Se trataría de un fantasma retornante, chupador de sangre humana, que yace incorrupto en sus tumbas durante el día y cuya mordedura convierte a las víctimas también en vampiros.

A favor: Se han notificado epidemias de vampirismo en los Balcanes y Cárpatos en los años 1725, 1728 y 1732. De esta última se levantaron actas oficiales y se realizaron estudios médicos sobre un supuesto vampiro serbio, Arnaldo Paole. El mito sigue vivo hasta el punto que alienta la fundación de hasta 15 sociedades provampíricas en Estados Unidos e Inglaterra, e incluso una Orden del Vampiro con sede en Toronto (Canadá).

En contra: El neurólogo gallego Juan Gómez-Alonso, tras diez años de trabajo publicó la obra Los Vampiros a la luz de la medicina, en la que aporta serias pruebas que señalan la rabia como “la única enfermedad humana y animal que cumple los requisitos de ser propiamente una zoonosis, y de caracterizarse por una afectación del sistema límbico”. A la rabia hay que añadir la presencia de otros virus con el mismo período de reaparición, como las gripes tóxicas y las encefalitis agudas, que pueden conducir a estados de muerte aparente y al enterramiento de personas vivas. Además se ha señalado la porfiria como enfermedad que caracteriza el espacto exterior del vampiro, ya que quienes la padecen odian la luz solar que destruye su hemoglobina; tienen los ojos inyectados en sangre, la piel hinchada y encarnada, las encías rojas y los dientes puntiagudos. Para combatir esta enfermedad se recomiendan preparados con sangre, como la morcilla.

Presencias fantasmales y canalizaciones


Ouija

Fenómeno: Una popular experiencia en la que los participantes reciben mensajes de una supuesta entidad (espíritus, ángeles o extraterrestre, cualquiera sirve) a través de un vaso que se dirige a letras o un tablero que las señala. También sirve el sistema de golpes en la mesilla si no se dispone de tanta parafernalia. El nombre proviene del francés oui (sí) y el alemán Ja (sí).

A favor: Millones de personas que en todo el mundo han participado de estos peligrosos juegos atestiguan su realidad. En España son muy famosos el Grupo Aztlán que estuvieron 20 años canalizando un extraterrestre llamado Geenon.

En contra: El enorme desequilibrio neurológico que puede desencadenar en muchos adolescentes y adultos de personalidad débil pensar que se ha establecido comunicación con un muerto o una inteligencia alienígena. La explicación es mucho más pedestre. Como se ha demostrado experimentalmente con electrodos situados en las puntas de los dedos, son los movimientos musculares inconscientes de los participantes quienes consiguen que se desplace el vaso, el lápiz o el tablero, aunque pareciera que quien realmente lo mueve es una presencia externa. En cuanto a los mensajes se trata de respuestas que proceden de los mismos participantes, de su inconsciente, que evalúa las preguntas y las elabora tomando en cuenta los datos de todos y a una velocidad mayor de lo que podría hacerse conscientemente. En un experimento realizado por la Sociedad de Investigaciones Psíquicas de Toronto se inventaron la biografía de un espíritu al que llamaron Philip, que debía manifestarse en sesiones mediúmnicas con golpes en la mesa. Sólo al cabo de un año de trabajar para que se manifestara la impostura fantasmal, se consiguió el objetivo.

Channeling

Fenómeno: Por todo el mundo aparecen personas que aseguran ser el canal a través del cual se comunica una entidad superior (atlante, ángel, espíritu, extraterrestre o dios) para dictar un mensaje al planeta.

A favor: Shirley Mclaine, quien gracias a sus libros, convertidos en best-seller, ha conseguido que cientos de miles de personas en todo el mundo crean en la canalización, a pesar de la hortera parafernalia que rodea estos santones capaz de impedir la concentración a un lama. Tampoco es difícil si consideramos que los grandes textos sagrados, desde el Apocalipsis al Libro de los Mormones han sido dictados de esta guisa. Entre las canalizaciones modernas más célebres se encuentran el Curso de Milagros de Helen Schucman y el Libro de Urantia revelado a un descendiente del famoso doctor John Kellog de Battle Creek, inventor de los Corn Flakes. Esta última biblia moderna que ocupa miles de páginas fue eficazmente novelada por Juan José Benítez en Caballo de Troya. La religión convencional se enfrenta a un poderoso enemigo, ya que por todo el mundo se enseñan métodos para canalizar y entrar en contacto directo con el Ser Supremo o Conciencia Cósmica, sin intermediarios. Muchos channellings prefieren decir que se canaliza a nuestro Yo Superior y no atribuir a entidades ajenas a uno mismo ese fenómeno.

En contra: Los mensajes proceden sin duda de la propia mente. Para Jung, se trata de “complejos inconscientes autónomos que aparecen como proyecciones porque no tienen un contacto directo con el ego, sino que están ocultos”. La razón por la que se diviniza o confiere una personalidad al supuesto emisor del mensaje es para que “se pueda dialogar con ella”. Carl Raschek, profesor de religión en Denver asegura que “es una forma de hipnosis colectiva que nos está conduciendo a la aceptación masiva de lo irracional”. Para David Spiegel, “algunos canales entran en un trance hipnótico autoinducido que también hipnotiza a una audiencia predispuesta”.

Fantasmas

Fenómeno: Entidades incorpóreas que se suponen el espíritu de los muertos que vagan por nuestra terrenal dimensión a la espera de su ubicación definitiva en el paraíso. Además de dejarse ver, también se les puede grabar en cinta magnetofónica, mediante psicofonías, y cuando son juguetones y se dedican a mover y manipular objetos reales, se dice que existe un poltergeist.

Si, como dice una encuesta realizada en 1991 por la organización Roper, el 7 por ciento de los estadounidenses asegura que ha visto un ovni, nada menos que hasta un 11 por ciento asegura haber visto un fantasma. Una encuesta de 1990 realizada por la empresa Gallup aseguraba que uno de cada cuatro norteamericanos, el 25 %, cree en fantasmas o que el espíritu de los muertos retorna a ciertos lugares. Un 18 por ciento considera posible la comunicación con los espíritus y un 11 por ciento piensan que existen seres espirituales que asumen temporalmente el control de nuestro cuerpo. Incluso un 2 % asegura haber tenido alguna vez una de estas experiencias de channeling o canalización.

A favor: Según el psicólogo G. Jahoda, en 1969 un 17 por ciento de los ingleses creía en fantasmas, un 42 por ciento de los cuales decía haberlos visto.

En contra: ¿Por qué los fantasmas nunca aparecen desnudos? Esta pregunta trivial desconcierta sobremanera a los investigadores. Ya en el siglo pasado, el británico Frank Podmore adelantó que las apariciones existen sólo en la mente del observador y que éste le viste de manera que le resulte familiar. La mayor parte de las apariciones fantasmales pueden ser atribuibles a procesos alucinatorios.

Místicas alucinaciones

Reencarnación

Fenómeno: A causa del ascenso del budismo en Occidente y una corriente filosófica pitagórica nunca perdida del todo en el Mediterráneo, cada día es más popular la idea de que podemos formar parte de un ciclo en que nuestro alma vuelve a nacer en otro cuerpo. A su calor intelectual se han arrimado psicólogos y vividores que aseguran a los incautos que caen en sus manos que es posible conocer nuestras vidas anteriores y gracias a ello arreglar los problemas que tenemos durante la actual. Incluso puede uno elegir la pareja que ya conoció en otra vida.

A favor: El investigador que más se ha acercado al tema es el psiquiatra estadounidense Ian Stevenson quien ha descubierto casos sorprendentes de reencarnación por todo el planeta, especialmente niños que recuerdan increíbles detalles de otras vidas, cuya exactitud se ha comprobado posteriormente. Pitágoras, Platón y Scopenhauer creían en ella. Otras figuras públicas también han contribuido a popularizar esta creencia, como el modisto Paco Rabanne, quien aseguraba que en otra vida fue sacerdote en el antiguo Egipto. Según una encuesta realizada en 1988 por el Instituto Demoscopia, 1 de cada cinco españoles cree en ella (21%); de la actualidad no tengo datos.

En contra: Es indemostrable. Como cualquier asunto de fe, se puede creer en ella o no.

Levitación

Fenómeno: Flotar en el aire libremente de forma físicamente inexplicable y desafiando la fuerza de la gravedad. Muchos otros superpoderes son también atribuidos a los místicos: bilocación, estigmas, elongación corporal, glosolalia, xenoglosia, hipertermia, fragancias, luminosidad, éxtasis, arrobamiento, pirobasia, etc.

A favor: 72 casos en las hagiografías cristianas, entre ellos Santa Teresa de Jesús y San Francisco de Asís. Este poder existe entre los místicos de muchas otras religiones.
No se conocen casos actuales, excepto el juego juvenil mediante el que se levanta a un sujeto pesado con la ligera presión de seis de dedos, de seis personas distintas. Muchos parapsicólogos, citados por Martin Gardner en Extravagancias y disparates, lo consideran un fenómeno inexplicable y físicamente imposible. El propio Uri Geller lo presenta como una demostración más de sus poderes paranormales en sus espectáculos, cuando, como explica Martin Gardner, no es más que un asunto de repartición aritmética del peso.

En contra: No existe explicación posible, ya que no se ha encontrado teoría o fuerza conocida que participe en el fenómeno y es imposible reproducirlo en laboratorio.

Posesiones y Exorcismos

Fenómeno: Una entidad maligna se apodera del cuerpo del afectado y le empuja a decir obscenidades y realizar actos antisociales y antirreligiosos. Quienes lo padecen o sus familiares solicitan la presencia de un exorcista, sacerdote o no, para que expulse el diablo que se ha colado dentro.

A favor: La película El Exorcista, tras la cual se despertó la fiebre por un tema que la sociedad industrial casi había arrinconado: el diablo. En contra de lo que pudiera parecer, el fenómeno crece. Las sectas evangelistas han creado toda una escuela de espectáculos milagrosos en torno a este fenómeno y en los países vaticanos, aumenta el número de exorcistas.

En contra: Se puede explicar como un desorden neuroquímico conocido como síndrome de Tourette, que impulsa a sus afectados a profanar templos, proferir palabras obscenas o sufrir espantosos ataques de histeria.

Apariciones Marianas

Fenómeno: Una entidad se aparece a un individuo (a veces a grupos de dos o tres), quien asegura que ese ser se ha identificado ante él como la Virgen.

A favor: Se han censado unas 20.000 apariciones de la Virgen en todo el mundo, según la Sociedad Mariológica Española. El francés Bernard Billet y el italiano Giusseppe Besutti elaboraron unas curiosas estadísticas: la aparición de la Virgen es mucho más frecuente entre el 10 y el 20 de mayo y que la nación más visitada ha sido Italia con casi 100 casos sólo en los 50 años que van de 1926 a 1976. Antes del siglo XIX eran hombres quienes sufrían estas apariciones, pero esa tendencia cambió radicalmente en los dos últimos siglos (Antes del XIX: Mujeres, 22,5 %; Hombres, 77,5 %. Siglos XIX y XX: M, 67 %; H, 32 %). Niños y adolescentes son quienes ven más a la Virgen.

En contra: Freud pensaba que este fenómeno estaba relacionado con los impulsos de la líbido y su sublimación. Carl Gustav Jung decía que se trataba de un arquetipo limitado a las sociedades que comparten unos mismo antecedentes religiosos (En efecto, la Virgen sólo aparece desde que adquiere carta de naturaleza religiosa en el Concilio de Éfeso en el 431, antes era Artemisa, Venus, Diana, Isis o cualquier otra de las grandes diosas). La mayor parte de los psiquiatras opinan que no son más que procesos alucinatorios a los que no puede sustraerse el individuo, cuando no un fraude deliberado por espurios intereses. Los estudios científicos que se realizaron sobre los videntes de Medjugorje (Croacia) por dos equipos, durante los trances, llegaron a la conclusión de que los éxtasis no eran patológicos y que no existían alucinaciones, aunque ello no descarta el fraude.

Anomalías para todos los gustos

Combustiones espontáneas

Fenómeno: El cuerpo de algunas personas se inflama espontáneamente hasta quedar carbonizado.

Una de las leyendas urbanas más persistentes que se remonta a varios siglos es el de los cuerpos humanos que se inflaman y se carbonizan por un fuego extraordinario que sólo afecta al sujeto y al entorno más inmediato. En realidad se trata de muertes o suicidios raros que tienen una explicación racional. De unos, simplemente se desconoce el origen del fuego y de otros se han ignorado las evidencias para pasar a formar parte de la miscelánea de lo fantástico y maravilloso. Se conoce como Combustión Humana Espontánea (CHE), aunque en todos los casos publicados falta información forense.

A favor se han recogido algunos testimonios que aseguran la realidad de este fenómeno que ya Charles Dickens en 1852 defendió en  su obra Bleak house (Casa desolada). Se ha argumentado que algunos almiares, los montones de paja que se ven en época de recolección, se inflaman espontáneamente como resultado de una fermentación bacteriana intensa, pero los humanos no somos paja.

El cuerpo humano no requiere una gran temperatura para arder. Según el experto en incendios, doctor Wilton M. Krognan, en un testimonio recogido por los “investigadores de lo insólito”, Janet y Colin Bord, un cuerpo requeriría 1.649 gados centígrados para reducirse a cenizas. Sin embargo, la medicina forense considera que un fuego relativamente pequeño, como el de la ropa al arder, con una temperatura de 900 grados, podría provocar el efecto vela si se mantiene durante hora y media, esto es, la grasa humana derretida podría seguir alimentando el fuego y mantener la llama durante horas, hasta reducir el cuerpo a cenizas.

Los médicos menos comprometidos con el fenómeno lo tachan de imposible, argumentando que nada podría generar el calor que posibilitaría que se mantuviera la combustión. Martin Gardner cuenta en su libro Orden y Sorpresa, cómo se alimenta la leyenda, aportando nuevos casos al acervo de lo paranormal. A principios de los años 80 se produjo el caso de una mujer de Chicago que ardió mientras caminaba por la acera. Rápidamente algunos periódicos hablaron de CHE y lo relacionaron con otros casos ocurridos en el pasado. Lo que los periódicos no dijeron es que la mujer fue encontrada doce horas después de que ardiera y que sus ropas habían sido rociadas con gasolina. Esos detalles no importaban.

Si es real el fenómeno, no existe explicación científica posible, ya que desafía todas las leyes conocidas de la física, pero los casos son raros y mal documentados. Se puede atribuir a algún tipo de rayo extravagante como ‘el rayo en bola’, pero resulta extraordinario, ya que se requeriría el concurso de 1600 grados centígrados, que es cuanto se necesita en las funerarias para incinerar un cuerpo. Una aportación energética propia parece imposible puesto que, por encima de los 100 grados, el sujeto moriría inmediatamente por ebullición de los líquidos corporales y detención del cerebro. Al detenerse los procesos vitales, el cuerpo se enfriaría y nada podría generar el calor.

El Triángulo de las Bermudas

Fenómeno: Zona del planeta con supuestas aberraciones geomagnéticas que hacen desaparecer barcos y aviones con sus correspondientes pasajeros.

A favor: Charles Berlitz quien ha podido vender muchos libros gracias a este supuesto fenómeno, como más tarde ha conseguido con Roswell. El investigador de lo paranormal Iván Sanderson asegura que son doce los triángulos de anomalías geomagnéticas, como el de las Bermudas, distribuidos por todo el planeta

En contra: No existe un cúmulo mayor de catástrofes en las Bermudas que en cualquier otro rincón oceánico del mundo. La revista americana de parapsicología Fate, publicó ya en 1975 el reportaje “El Triángulo de las Bermudas y otros engaños”, en el que aportaban datos de la Compañía de Seguros Lloyd’s de Londres que demostraban que esa zona no sufría una mayor incidencia de catástrofes. 

sábado, 4 de agosto de 2012

Experiencias fuera del sentido común: ECM y EEC


Las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM)

Fenómeno: Muchos de los que han sufrido una muerte clínica y han sido reanimados por los médicos describen cómo tras el momento de muerte, salen de su cuerpo, atraviesan un oscuro túnel, al final del cual existe un luminoso lugar, donde el finado temporal se encuentra con antepasados, profetas y ángeles.

A favor: Los numerosos libros escritos sobre el tema, especialmente con el que comenzó la fiebre: Vida después de la vida, del psiquiatra estadounidense Raymond Moody. En ellos se recogen testimonios de cientos de personas que corroboran la existencia del fenómeno.

En contra: Morir no es estar muerto. En caso de fallecimiento repentino se desencadenan mecanismos mentales de protección, ya que el sujeto no se encuentra preparado para morir como un anciano o un enfermo grave. No sólo aquellos que mueren, sino numerosos operados han descrito situaciones de ECM en sus delirios. Ronald Siegel demostró en 1985 que las alucinaciones de casi todo el mundo son parecidas, ya sean debidas a la fatiga, la fiebre, la epilepsia, la privación sensorial y las drogas. En definitiva, alucinaciones de cualquier cerebro en situaciones de estrés.

Experiencia Extracorpórea (EEC)


Fenómeno: La denominación inglesa “fuera del cuerpo” (Out of Body) explica la sensación con más efectividad. La EEC continúa ‘viéndose’ uno mismo desde arriba como si flotara y con el poder de atravesar puertas cerradas como si se fuese incorpóreo.

A favor: No sólo se han recogido cientos de testimonios, sino que según los especialistas, casi todos hemos sentido alguna vez los preludios de una EEC, cuando durante la duermevela o el sueño sentimos que se paraliza nuestro cuerpo y nos inunda una angustiosa sensación de inmovilidad.

En contra: Wilder Pendfield, especialista canadiense en el cerebro, ha conseguido reproducir a voluntad este tipo de alucinación desde 1955, mediante la implantación de un electrodo en el lóbulo temporal de un epiléptico. La estimulación eléctrica, los medicamentos o las intoxicaciones de gas pueden provocar alucinaciones de este tipo. Se sabe que en experiencias chamánicas y brujeriles con drogas se producen este tipo de fenómeno.

Imágenes
Jerónimo Bosch. La ascensión al Empíreo (detalle)
William Blake. Reunión alma cuerpo.

Roswell y otras imposturas extraterrestres


Falanges de fuego se abaten sobre las principales ciudades del planeta. La humanidad al borde de la extinción. ¿Es el fin del mundo? No, porque precavidamente, el gobierno de Estados Unidos ha construido en secreto, en un lugar llamado Área 51, prodigiosas naves, cuyo diseño ha sido copiado de las naves alienígenas estrelladas en Roswell y en otras partes del mundo. Aún podemos salvarnos de la invasión.

¿Sólo el argumento de una película de ciencia-ficción como es Independence Day? Para cientos de personas, esas naves podrían ser reales y los gobiernos del mundo, en la sombra, conspiran, ocultando pruebas, para que la noticia de que los extraterrestres se encuentran entre nosotros no salga a la luz pública. La creencia no es baladí: Decenas de documentos fotográficos e informes oficiales pululan por los despachos de los ufólogos que tratan de poner orden en el enorme caudal de intoxicaciones informativas con que les bombardean. El famoso y burdo video de la autopsia de extraterrestres estrellados con su nave en Roswell, una localidad del estado de Nuevo México fue el colofón de toda una serie de fantásticos despropósitos.

La creencia es cada día más popular. Según una encuesta publicada por el periódico La Vanguardia en 1990, casi el 60 por ciento de la población española cree en la existencia de vida extraterrestre, mientras un 17 por ciento no la acepta. El 66 por ciento de la población cree en la existencia de vida extraterrestre y un 18 por ciento la niegan. Además, un 32 por ciento de los encuestados consideran que los gobiernos ocultan algún tipo de información sobre ovnis.

Según la revista Newsweek, un 48 por ciento de los estadounidenses creen en los platillos volantes y un 29 por ciento piensa que el contacto con alienígenas ya ha tenido lugar. Otro 48 por ciento considera que el gobierno oculta pruebas sobre el fenómeno. La credulidad llega hasta el punto que tres individuos, según la misma revista, fueron detenidos por preparar el asesinato de un oficial de policía de Nueva York, porque creían que había ocultado pruebas de un aterrizaje ovni.

Roswell

Roswell es un fenómeno desconcertante por sí solo. El periodista Richard Corliss de la revista Time, ha denominado a esta población de Nuevo México, el Lourdes de la parapsicología ficción, de la misma manera que Área 51 es el Vaticano. En Roswell se supone que se estrelló en junio de 1947 un ovni. Según las investigaciones más serias, se trataba de un globo experimental lanzado dentro del llamado proyecto Mogul. Pero otras explicaciones no necesariamente relacionados con la intervención extraterrestre son posibles.

Sin embargo, para los ufólogos más recalcitrantes, ese ovni era una nave extraterrestre tripulada. A los alienígenas capturados, al parecer ya fallecidos, se les efectuó una autopsia cuyas imágenes ruedan por ahí, y los restos de su nave, enviados a Área 51en Nevada, sirven para fabricar platillos volantes terrestres. La zona tiene un tráfico ufológico tan intenso que el gobernador de Nevada irónicamente ha bautizado la carretera estatal 375, como la “Autopista Extraterrestre”. Por supuesto, según los conspiranoiocos todo esto sin que la opinión pública se entere y con la connivencia de los más poderosos gobiernos del planeta.

Ante esta avalancha de alucinaciones políticas, aprovechando el tirón popular del tema ovni y los recientes descubrimientos de antigua vida en Marte, los candidatos a la presidencia estadounidense se vuelcan en prometer la descalificación de los archivos secretos, como en su día prometieron y nunca cumplieron los presidentes Ford, Carter, Reagan, sendos Bush, Clinton y Obama. Suponemos que si se descalifican conoceremos muchos misterios sobre la guerra fría y el desarrollo de armamento secreto, pero pocas noticias tendríamos sobre extraterrestres. A la desilusión del público habría que añadir la de ufólogos y conspiranoicos que no están dispuestos a dejar de creer que existe una trama oculta, un pacto con los alienígenas para dominar al mundo.

El director de cine Paul Verhoeven expresó así este extendido sentimiento: “Estados Unidos busca desesperadamente un enemigo”. Y el extraterrestre es un excelente candidato ‘políticamente correcto’: “Son malos, demoníacos y además no son humanos”.

El fenómeno ovni

Consiste en luces y fenómenos extraordinarios que aparecen por el cielo y que reciben el denominador común de objetos volantes no identificados (OVNIs). El 24 de junio de 1947, esta fenomenología tomó un nuevo rumbo cuando, desde una avioneta, el empresario estadounidense Kenneth Arnold nueve discos en forma de media luna a los que denominó platillos volantes. Desde entonces, la mayor parte de los ovnis sobre los que se informa en todo el mundo pertenecen al género ‘platillista’, es decir naves tripuladas por extraterrestres.

A favor: Pocos fenómenos colectivos han despertado tanto la imaginación como los ovnis que han poblado los cielos desde que existe constancia histórica. De hecho, pocas personas podrán decir que no han visto algún objeto extraño celeste que por su forma o su manera de evolucionar no le haya parecido extraordinario. Se han aportado fotos, películas, huellas de aterrizaje y otras pruebas, aunque en su inmensa mayoría se trata de fraudes e imposturas, como la de Ummo, gestada en España. Aquellas en las que aún no se ha detectado el engaño, siguen constituyendo un misterio, y ese misterio sigue siendo un acicate para la imaginación, ya que potencia la ciencia-ficción, y ésta a su vez mantiene despierta la mente de los científicos.

En contra: No existe una sola prueba física concluyente de que nos visitan seres de otros mundos, de otro tiempo o de otra dimensión, lo cual no invalida la existencia del fenómeno. Cualquier otra explicación es más razonable, como la línea argumental defendida por el astrónomo Donald Howard Menzel, quien supone que los avistamientos son atribuibles a fenómenos naturales o espaciales, como lluvias de meteoros, caídas de satélites, experimentos militares secretos o efectos atmosféricos poco frecuentes. La interpretación psicológica propuesta por Jung sugiere que los alienígenas no son sino proyecciones del inconsciente colectivo, como los ángeles o los gnomos, aunque ahora con atuendos más propios de la era espacial: mitos modernos capaces de subyugar a una buena parte de la humanidad. Muchos psiquiatras atribuyen el fenómeno a la sugestión óptica: una mente predispuesta es capaz de observar en el cielo lo que tanto desea o lo que tanto teme.

Observaciones: El fenómeno de los platillos volantes nació de una eficaz campaña periodística trazada por Ray Palmer, editor de ciencia ficción y padre de la prensa popular de parapsicología y ciencias afines con su revista Fate. Según Martin Gardner, Palmer comprendió todo el potencial que tenía el avistamiento de Keneth Arnold, con el que se dió origen a la fiebre platillista, y los divulgó en todas sus manifestaciones y aspectos, explicando el fenómeno con argumentos de ciencia-ficción, especialmente la hipótesis extraterrestre. Al calor de esta popularidad pronto nació una nueva disciplina, la ufología que estudiaba en profundidad el avistamiento y el trazado geográfico de los mismos para encontrar un sentido a las apariciones. La falta de rigor científico con que se han movido hasta el momento, ha permitido que se colaran en el desagüe ufológico todo tipo de chiflados e imposturas.

Abducciones

Fenómeno: ¿Están experimentando los alienígenas con la raza humana? Según sus testimonios, miles de humanos han sido visitados por extraterrestres en sus domicilios durante la noche, y algunos otros aseguran que un ovni les ha secuestrado para implantarles en el organismo algún elemento extraño.

A favor: Budd Hopkins con su libro Intrusos y Whitley Strieber con Comunión, ambos de 1987, dieron el pistoletazo de salida para que se desencadenara la fiebre abducionista. Su teoría es que los etés están experimentando con humanos para crear nuevas especies interestelares híbridas (remate de la idea: los humanos fuimos creados de la misma forma en África hace 200.000 años). Ahora se dedican a prestar ayuda psicológica a los abducidos en sus respectivos centros terapéuticos. En una variante de esta hipótesis, reflejada en la serie Expediente X, los servicios secretos están al tanto de estos experimentos.

En contra: Los experimentos de Michael Persinger parecen concluyentes en cuento al origen puramente mental del fenómeno. Mientras trabajaba en su laboratorio de neurología en Ontario, Canadá, buscando un nuevo tratamiento contra la epilepsia, descubrió que pacientes sometidos a ciertos campos magnéticos sufrían miniataques epilépticos, tras los cuales describían ovnis y encuentros con extraterrestres, además de otras alteraciones parapsicológicas, como EECs o visiones místicas. Todos los casos de abducción parecen tener la misma causa: una actividad eléctrica anormal en el cerebro. Esta hipótesis explicaría además que los avistamientos de ovnis coincidan frecuentemente con temblores de tierra y actividades telúricas.

Imágenes

Fotos
Arriba: Dos crédulos investigadores del Centro para los estudios de ovnis buscan en 1989 restos de la supuesta nave extraterrestre estrellada en los alrededores de Roswell, sin éxito, claro.
Abajo: Un hipnotizador (con gafas) induce un trance a un supuesto aducido (Chuck Rak) en presencia del ufólogo Raymond Fowler (en el centro).
Videos
La parafernalia extraterrestre y Roswell han generado tanta basura mediática como el reportaje emitido en Cuarto Milenio que analiza posibles explicaciones al "incidente OVNI" de Roswell o el publicitado de la autopsia a unos evidentes muñecos de latex.