domingo, 22 de julio de 2012

Campaña de excavaciones 2012 en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca

El pasado domingo 17 de junio comenzaron las excavaciones 2012 en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca dirigidas por Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell. Tras casi 40 días de excavaciones, les detallamos en esta nota un balance de los hallazgos más destacados en cada uno de los yacimientos en los que el Equipo de Investigación de Atapuerca bajo la codirección de los tres codirectores, Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, han trabajado en la campaña de excavaciones 2012.

Creo que no está de más realizar en Gonosiana un recorrido por los descubrimientos más espectaculares y recientes gracias al informe elaborado por el Equipo de Investigación de Atapuerca.
Trinchera del Ferrocarril. Sima del Elefante

Este nivel, datado en 1,2 millones de años, es donde en campañas anteriores se recuperaron restos de homínidos asociados a industria lítica y fauna con marcas de haber sido consumidos por estos homínidos. Hasta el momento, en la presente campaña hemos recuperado restos de mamíferos como castor, gamo o caballo, así como restos de aves de diferente talla.
Gran Dolina. Nivel Td10

Desde el día 17 de junio, un equipo de 25 personas ha estado excavando en la parte superior del yacimiento de Gran Dolina, en una superficie de 80 m2. El gran paquete de sedimentos contenido en el nivel TD10 se caracteriza por presentar las mayores concentraciones de restos arqueológicos documentados hasta la actualidad en los yacimientos pleistocenos de la Sierra de Atapuerca. Estos restos se acumularon en la entrada a la cueva de Gran Dolina a lo largo de los períodos en que ésta fue usada por los homínidos como enclave referencial dentro del entorno de la sierra.

Concretamente, se ha trabajado en la base del nivel TD10.2, de unos 370.000 años de antigüedad. Este nivel se empezó a excavar en 2004 y desde entonces ha proporcionado un riquísimo registro fósil, con más de 60.000 restos faunísticos y 12.000 artefactos de piedra (incluyendo las herramientas en sí y los restos de su fabricación).

Un hecho a destacar de la campaña actual es la confirmación de que, justo en la base del mencionado nivel de los bisontes, empiezan a aparecer algunos bifaces, que son los instrumentos característicos del período Achelense. En futuras campañas se entrará de lleno en los niveles achelenses. Ello permitirá definir el uso que se dio a cada uno de estos espacios y, en definitiva, obtener más información sobre las formas de vida de los grupos de Homo heidelbergensis que tan bien documentados a nivel anatómico se tiene en la Sima de los Huesos.
Sector inferior

Los trabajos iniciados hace 10 años en el retranqueo de la sección de Gran Dolina han llegado ya a los niveles basales. Esto significa que todos los niveles fértiles desde el punto de vista arqueo-paleontológico han sido ya sondeados y se tienen datos sobre cual es la dinámica general en cada uno de ellos. Uno de estos datos, quizás el más importante, es que se ha registrado presencia humana continua, en forma de industria lítica, en todo el tramo del Pleistoceno inferior de este yacimiento, es decir, desde hace 1 millón de años, hasta hace 800.000.

Aparte de una espectacular colección de fósiles de animales (bisontes Eucladoceros, Megaloceros, caballos, etc.) se han localizado algunas herramientas de cuarcita, hasta ahora las más antiguas de este yacimiento.

Durante la presente campaña esta colección de artefactos líticos no ha sido aumentada. Sin embargo, se han localizado los restos de un oso muy particular, Ursus dolinensis, una especie definida a partir de los restos hallados en este nivel.

Se trata de un oso cuya posición filogenético parece estar muy cercana al ancestro común entre la línea de los osos de las cavernas (Ursus deningeri y Ursus spelaeus) y la línea de los osos pardos actuales (Ursus arctos). Un cráneo entero de esta animal recuperado en el nivel TD4 ayudará, sin duda, a clarificar la posición de esta especie en el árbol evolutivo de los osos. Su comparación con otros yacimientos euroasiáticos servirá para ver la extensión territorial por Europa de U. dolinensis, es decir, si fue una especie endémica de la Sierra y, por tanto, de la Península Ibérica o si estuvo distribuida por toda Eurasia.
Galería

Galería es uno de los yacimientos que se localiza en la Trinchera del Ferrocarril, a escasos 50 m del yacimiento de Gran Dolina. Enmarcado en el Pleistoceno Medio, abarca un rango cronológico extenso entre 500.000 y 250.000 años de antigüedad. Durante la campaña de 2012 se ha intervenido en el nivel TG11, concretamente se han excavado los subniveles arqueológicos GSU-1 y GSU-2 correspondientes a las últimas ocupaciones de Homo heidelbergensis. La antigüedad de estas ocupaciones estaría entorno a los 250.000 años. Se han recuperado restos faunísticos entre los que destacan costillas, vértebras, maxilares y mandíbulas, pertenecientes a caballos y ciervos. También se han recuperado algunas herramientas típicas achelenses elaboradas en sílex.
Galería de las estatuas

Se encuentra ubicado al final de la denominada Galería de las Estatuas, a unos 350 metros de la actual entrada de la Cueva Mayor. Aquí se está interviniendo en sedimentos del Pleistoceno Superior que registran ocupaciones de neandertales, siendo el único yacimiento de esta época conocido en las cuevas de la Sierra de Atapuerca.

En la campaña de este año se ha profundizado en las dos áreas de excavación y se han recuperado restos de fauna y piezas de industria musteriense, la propia de los neandertales. La cronología de los niveles superiores se sitúa en torno a los 45.000-50.000 años, según recientes dataciones de radiocarbono.

La Sima de los Huesos

Es una pequeña cavidad al pie de una sima vertical de unos catorce metros de caída, enclavada a casi un kilómetro de la actual entrada de Cueva Mayor. En este yacimiento se encontraron los primeros fósiles humanos de la Sierra de Atapuerca en 1976. Las excavaciones sistemáticas en la Sima de los Huesos comenzaron en 1984 y desde entonces se han encontrado aquí más de 6.500 fósiles humanos de la especie Homo heidelbergensis, de hace entre 300.000 y 500.000 años. Se trata de la mayor acumulación de fósiles humanos de la historia, hasta el punto que se han hallado allí más fósiles humanos que en el resto de yacimientos del planeta para cualquier época.

En esta campaña se cumple el veinte aniversario del hallazgo, en 1992, de tres cráneos humanos muy completos denominados, respectivamente, como Cráneo 4 (“Agamenón”), Cráneo 5 (“Miguelón”) y Cráneo 6 (“Ruy”). Este acontecimiento hizo célebre internacionalmente el nombre de Atapuerca. Desde entonces se han hallado numerosos fragmentos craneales aislados que han permitido a los científicos reconstruir otros cráneos humanos en diferente estado de conservación.

Cueva del Mirador

La cueva del Mirador se sitúa en el extremo meridional de la Sierra de Atapuerca, dominando el valle del río Arlanzón. Las excavaciones que se llevan realizando desde 1999 han puesto al descubierto una estratigrafía de 20 metros con restos de ocupaciones que van del Magdaleniense final, hace unos 12.500 años, hasta finales de la edad del Bronce, hace unos 3.000 años.

Durante la campaña de 2012 se ha continuado con la excavación del sepulcro colectivo localizado en el extremo NE de la cavidad, datado en el calcolítico, hace unos 4.300 años, donde se llevaban ya exhumados los restos de un mínimo de 12 individuos. Los trabajos realizados esta campaña han puesto al descubierto los restos de al menos 8 nuevos individuos. Estos aparecen amontonados, dispuestos de forma aleatoria, algunos dispersos y otros en conexión anatómica, lo que indica un uso prolongado del sepulcro y la práctica de desplazar los restos óseos hacia el perímetro de la cámara sepulcral para depositar en la parte central a los nuevos cadáveres, al estilo de las cámaras dolménicas.

En algunas ocasiones los cadáveres se inhumaban con algunas ofrendas: pequeños boles hemisféricos bruñidos, conchas de almeja de río (alguna colocada en la mano del difunto) y candiles de ciervo fracturados por flexión. La recogida sistemática de muestras destinadas a la realización de estudios de residuos permitirá documentar en breve la existencia o no de otras ofrendas, tales como alimentos o objetos elaborados con materiales perecederos, que no se han conservado.

Asimismo, los estudios de ADN en curso permitirán conocer las relaciones de parentesco entre los distintos individuos depositados en la cavidad, aportando información sobre si se trata del sepulcro de un grupo familiar o del de una pequeña comunidad.

La excavación de 2012 ha permitido también confirmar que los cadáveres eran depositados sobre el suelo, sin sepultar, y que  ninguno de ellos muestra evidencias de haber sido perturbado por la acción de los carnívoros. Esta última evidencia permite deducir que la boca del sepulcro estaba cerrada, muy probablemente por una estructura de madera. De otra forma, sería difícil explicar el porqué ninguno de los huesos presentara mordeduras de carnívoro, que habrían accedido a los cadáveres expuestos atraídos por el olor.

Asentamiento al aire libre. Fuente Mudarra

Durante esta campaña se ha trabajado en un nuevo sitio al aire libre denominado Fuente Mudarra en el que se conocían evidencias neandertales. Se ha abierto un sondeo de 12 m2 en el que ha trabajado un equipo de 9 personas. Se han excavado varios niveles arqueológicos de 50.000 años de antigüedad en el que se han recuperado piezas de sílex y de cuarcita de factura neandertal. Este asentamiento, a orillas del río Pico, es el tercero de esta cronología en el que se interviene y ha aportado y seguirá aportando el año que viene valiosa información acerca del modo de vida de estos grupos de cazadores-recolectores que vivieron durante decenas de miles de años en este paraje.

Imágenes:
1. Cráneo de oso  (Ursus dolinensis) del nivel 4 de Gran Dolina, in situ.
2. Bifaz de sílex del nivel 10 de Gran Dolina
3. Bifaz de cuarcita del nivel 10 de Gran Dolina
4. Bifaz de sílex de Galería
5. Diente de caballo del nivel 9 de la Sima del Elefante
6. Cráneo de oso (Ursus dolinensis) del nivel 4 de Gran Dolina
7. Fósiles humanos de la Sima de los Huesos perteneciente a la especie Homo heidelbergensis.

Créditos fotografías: Jordi Mestre / EIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario