martes, 10 de abril de 2012

Las creencias paranormales de Margaret Mead

No son pocos los científicos que además de las disciplinas ortodoxas que desarrollan en su campo de actividad, han coqueteado con la heterodoxia paranormal. Uno de los casos más reconocidos es el de Margaret Mead.



Inquietud por lo paranormal

Una de las mujeres más influyentes en el pensamiento contemporáneo ha sido sin duda la antropóloga Margaret Mead. No sólo popularizó esa disciplina científica, sino que con su libro Sexo y temperamento en las sociedades primitivas contribuyó a la consolidación del feminismo al afirmar que el machismo no tenía ninguna base biológica, sino que se trata de una pauta cultural. Además su inquietud por lo paranormal se tradujo en un apoyo decidido y constante a la investigación parapsicológica.

Nació en Filadelfia, Estados Unidos en 1901, de padres intelectuales. Sus primeros años de vida fueron un constante traslado de una ciudad a otra hasta el punto de que cuando cumplió 16 años había vivido en 60 casas diferentes. Cuando cumplió los once años reaccionó contra el agnosticismo de sus padres y se unió a la iglesia episcopaliana, aunque sus preocupaciones religiosas eran mucho más abiertas: “Cuando digo que soy cristiana –declaró– no quiero decir que no sea musulmana, budista o judía”.

Tres maridos

El primero de sus tres maridos, aunque fueron muy comentadas las veleidades homosexuales de la antropóloga, fue un sacerdote, y los dos siguientes, antropólogos; el último de los cuales fue Georges Bateson, con quien tuvo una hija a los 38 años. Su capacidad de trabajo era grandísima ya que pudo escribir 39 libros, elaborar 1.397 artículos y rodar 43 películas documentales, además de viajar constantemente por todo el mundo, especialmente el Pacífico, para realizar sus trabajos antropológicos.

Paranormalidad primitiva

A lo largo de toda su vida estuvo muy interesada en lo paranormal. Ella misma reconoció que dentro de su familia se dieron casos de poderes extraordinarios. De su tía bisabuela, Louisiana Priscilla Ramsay, se decía que poseía la capacidad de flotar por las habitaciones, diagnosticar enfermedades y leer en las mentes de los demás. Por sus trabajos de campo llegó a la conclusión de que los poderes parapsicológicos eran normales en las culturas primitivas, y que no existe una cultura que tenga mayor proporción de psíquicos, se diferencian sólo en cómo les tratan en cada una de las culturas: algunas los animan, mientras otras los cohiben.

En 1942 entró a formar parte del equipo gestor de la Sociedad Americana para la Investigación Psíquica, y en 1946 fue nombrada miembro de su comité de investigación. Su apasionada intervención logró que en 1969, la Sociedad Americana para el Avance de las Ciencias admitiera la Asociación Parapsicológica, fundada por J.B. Rhine, como miembro de la organización.

Creencia en los ovnis

Margaret Mead propuso el término “otros sentidos” para los conceptos “extrasensorial” y “paranormal”, ya que éstos parecían referirse a fuerzas que se encontraban más allá del alcance de las ciencias. También creía en los OVNIs. Según Mead, la actitud de sus tripulantes, si es que los hubiera, es la de espectadores de lo que ocurre en la Tierra; nos vigilan “no vaya a ser –escribió Mead– que desencadenemos una reacción en cadena que pueda repercutir mucho más allá de nuestro sistema solar”.

Murió a los 77 años, en 1978, en Nueva York a causa de un cáncer de páncreas, asistida por un curandero psíquico chileno llamado Reverendo Carmen di Barazza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario