miércoles, 15 de febrero de 2012

Otras dimensiones, aunque todo es uno


El matemático Charles H. Hinton, el gran teórico de la cuarta dimensión, de apasionante vida, sintió un vértigo casi religioso cuando captó la idea de las dimensiones superiores.

Todo es uno

Para él, la comprensión matemática de la complejidad del espacio le llevaba a captar la sublime propuesta de los místicos: todo es uno. En esa comprensión el hombre se funde con Dios. Hinton en su libro Muchas Dimensiones expresa que el espacio, en su nivel más profundo, sólo puede ser entendido por el corazón y no por el cerebro: "En realidad, el lugar donde las magnitudes y dimensiones desaparecen, es simple y está a nuestro alrededor.

Porque en este proceso de adelantar sin cesar nos perdemos a nosotros mismos, pero hallamos la pista de nuevo en la comprensión de los actos más simples de la bondad humana, en el conocimiento más rudimentario de la bondad de otro ser humano en la que no hay ni magnitud ni dimensión y, no obstante, es real".

Los sentimientos de pérdida de la identidad para fundirse con el cosmos están realmente al alcance de cualquiera que trate de penetrar con la mente en las regiones de las dimensiones superiores. Pensar en el hipercubo, o en la heptaesfera usando las pautas que proporciona la geometría, produce un cierto vértigo.

Sueños tetradimensionales


El propio autor de este artículo ha tenido repetidos sueños de espacios pentadimensionales tras una concentración profunda en el hipercubo. Pero, desafortunadamente, los seres normales no somos capaces de apreciar las sutilezas de una caja con 16 esquinas, de cada uno de cuyos vértices irradian cuatro aristas hacia otros vértices, pero con la peculiaridad de que cada arista forma un ángulo recto con las adyacentes.

Los ordenadores, sin embargo, no tienen ese problema. Resuelven complejos problemas geométricos y ¯ proporcionan imágenes de otras dimensiones en 3D. Thomas Banchoff, de la universidad americana de Brown, ha construido películas de hipercubos por ordenador y asegura que ha experimentado elevadas sensaciones espirituales. Dice Banchoff que los ordenadores abrirán las rutas para que pasen los humanos de la tercera dimensión a la cuarta y más allá. Y allí nos encontraremos con los santos y ángeles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario