miércoles, 15 de febrero de 2012

La crisis del 2004


En 1996 escribía lo siguiente:

Los prospectivistas, es decir los especialistas que se encargan de estudiar las tendencias de futuro, no sólo se ocupan de cómo la ciencia y la tecnología van a transformar nuestro mundo, sino de cómo cambiarán los valores económicos y sociales. Los sociólogos ya analizan los comportamientos de masas en los distintos niveles generacionales para saber cómo se producirá el próximo cambio generacional.

Kirk y Cristina McNulty, de una empresa de planificación estratégica de Arlington, Virginia, consideran que todo Occidente se encuentra en medio de una profunda mutación de sus estructuras sociales, un cambio paradigmático que no se había experimentado en los últimos 400 años. Sostienen que estamos asistiendo al paso del periodo científico industrial a una era de conciencia social y que las tres fuerzas motrices del cambio de paradigma serán la nueva física cuántica, la psicología experimental y la investigación de la conciencia y las capacidades de la mente.

¯Pero ningún cambio está exento de crisis, y la crisis que se nos avecina comenzará a producirse en el 2004 y terminará hacia el 2010 según los estudios realizados por William Strauss y Neil Howe en su libro Generations. Los boomers, es decir la generación del llamado baby-boom, que nació entre 1943 y 1960 está ocupando el poder como la más cerebral de las generaciones de mayores, “prefiriendo lo clásico y lo perdurable a los dictados de las modas populares”.

Hacia el 2004 llegará el enfrentamiento con la Generación X, nacidos entre 1961 y 1981, los treintañeros, que sufren la falta de expectativas que le ofrece un mundo en crisis. Será una guerra cultural, aunque según todos los analistas, los boomers impondrán durante muchos años sus valores, aunque sea a la fuerza. Ello entrará en contradicción con una generación curtida en el flujo informativo, en la conexión total, en la depresión por vivir en un mundo ecológicamente pervertido, en la fragmentación que supone convivir con millones de ideas en Internet, en la desmembración de la realidad que propone la física cuántica y en las transformaciones físicas que la genética y la medicina van a imponer al mundo.

Casandra siempre se quedó corta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario