miércoles, 15 de febrero de 2012

Hinton, el hombre cuatridimensional


Charles Hinton ha pasado a la historia de la ciencia por su profundo conocimiento de las dimensiones ocultas, a las que dedicó prácticamente todos sus estudios. Nació en Londres en 1853 y murió en Estados Unidos en 1907. Su principal logro fue memorizar una yarda cúbica de cubos de una pulgada. Nada menos que 46.656 (36 x 36 x 36) cubos, a cada uno de los cuales dio un nombre latino de dos palabras. Un portentoso trabajo de visualización le permitió circular mentalmente por esta compleja red, sobre la que ajustaba otras estructuras sólidas que quería visualizar. Como dice Rudy Rucker, un matemático estudioso de Hinton, creó "en su mente el tipo de retina tridimensional que tendría un ser cuatridimensional". Se liberó así de limitar sus esquemas geométricos a nuestros limitados conceptos de delante-detrás, arriba-abajo e izquierda-derecha. Sobre esta cuestión escribió numerosos libros.

El bígamo Hinton

En su vida personal tuvo, sin embargo, problemas judiciales y sociales a causa de su condición de bígamo. Estas polémicas actividades, posiblemente heredadas de su padre que había creado a su alrededor una secta femenina, le condujeron a Japón y más tarde a la universidad calif orniana de Princeton, donde era objeto continuo de bromas por parte de sus alumnos. Por último, vivió en Washington donde trabajó en el observatorio naval y la oficina de patentes.

En uno de sus libros, Una Nueva Era de Pensamiento, Hinton describe con detalle su sistema para aprender a pensar de manera cuatridimensional mediante la manipulación de un conjunto de 81 cubos de colores, que a su vez representan las 81 partes de las que consta un hipercubo. Muchos matemáticos norteamericanos utilizaron el juego de Hinton para sus especulaciones enedimensionales. Pero la tesis más atractiva de Hinton consiste en considerar que todos los humanos formulamos pensamientos en 4D: "Los pequeños fragmentos de materia que codifican nuestros pensamientos pueden tener libertad para formar verdaderos modelos cuatridimensionales, y el pensamiento 4D se logra con facilidad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario