miércoles, 15 de febrero de 2012

¿Es necesario mejorar la especie humana?


Los humanos se encuentran en el punto de vista de los genetistas desde hace tiempo. Se ha especulado con la creación de mutantes capaces de ver en longitudes de onda distintas de la de la luz visible, una idea militar que posibilite la generación de soldados que puedan conducir de noche, porque ven en el infrarrojo. Genes que desarrollen branquias artificiales para respirar bajo el agua u otras adaptaciones para vivir en un mundo radiactivo o en el espacio son otras atrevidas ideas.

Biotecnología fantástica


El biólogo francés Claude Nicolau ha sugerido injertar en el hígado de los adultos el gen de una enzima que destruye el alcohol de la sangre, de modo que se pudiera coger una cogorza continua. Todo un ejemplo social. El estadounidense Chakrabarty, según cuenta el periodista científico Robert Clarke, ha proyectado modificaciones genéticas en la flora intestinal para que los humanos puedan comer hierba.

John Newell, editor científico de la BBC especula con las posibilidades de la clonación e imagina mujeres que puedan dar a luz copias genéticas idénticas a sí misma, dividiendo el óvulo fertilizado en dos, gestando un mitad y congelando la otra para que su propia hija se perpetúe a sí misma. Otra fantasía, que podría ser posible en un futuro cercano según Newell, es el embarazo paterno.

Discriminaciones racistas

Pero la lucha inmediata de ecologistas y consumidores se presenta en el frente de la eugenesia, una práctica médica que pudiera ser la antesala de discriminaciones racistas. El hecho de que sobrevivan y reproduzcan en nuestro mundo seres humanos con defectos genéticos, aquellos que en la antigüedad estaban condenados a morir temprano, ha llevado a algunos de nuestros congéneres a pensar que la mejor manera de mantener puras las razas sería esterilizando o incluso eliminando a los afectados por trabas genéticas.

La forma científica que adquirió esta idea se conoce con el nombre de eugenesia y la desarrolló el inglés Francis Galton hacia 1880. Aunque resulte absurdo pensar que esa teoría pueda ser aplicada alguna vez mientras la medicina se esfuerza en encontrar soluciones a tantas enfermedades, la eugenesia se ha puesto en práctica en numerosas ocasiones en épocas recientes. Alcanzó su máxima expresión en la Alemania nazi y en Estados Unidos también se tomaron medidas espectaculares para esterilizar a los débiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario