viernes, 24 de febrero de 2012

El fondo marino, un universo por explorar


Cerca del 80 por ciento de las reservas mundiales de petróleo y gas natural se encuentran en el subsuelo marino. A la vista de estas cifras fácil es deducir el enorme interés por la explotación de semejante tesoro enterrado.

El ser humano sólo ha podido explorar, más o menos bien, la llamada plataforma continental, cuya media de profundidad es de 130 metros. ¿Qué hay más allá? El fondo marino es casi tan desconocido como la superficie lunar. Existen profundidades conocidas de más de 11 kilómetros, aunque se ignoran las auténticas medidas del abismo.

¿Por qué no se ha explorado? La tecnología ya existe, pero no el suficiente interés gubernamental por desviar hacia su estudio fondos públicos. Los más adelantados en este campo son los japoneses que poco a poco realizan incursiones cada vez más profundas, como la del Shiukai, un sumergible que puede descender con tres personas a bordo hasta una profundidad de 6.500 metros.

En 1995, el submarino científico japonés Kaiko, logró el récord al alcanzar los 11 mil metros bajo el agua, hasta el lecho de la Depresión Challenger, la más profunda del mundo, en la Fosa Maruyama, situada cerca de Guam (Islas Marianas), en el océano Pacífico occidental. Realizó más de 250 exploraciones que permitieron descubrir 180 bacterias y 350 nuevas especies, útiles para aplicaciones médicas e industriales.

Hasta entonces la marca la ostentaba el batiscafo Trieste que en 1960, alcanzó los 10.912 metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario