martes, 28 de febrero de 2012

El final de la civilización pascuense


Aunque no te lo creas, el final de la civilización pascuense que creó los famosos moais, tuvo mucho que ver con  la tala indiscriminada de árboles, tal como se mostraba en la película Rapa Nui.

Los primeros europeos que llegaron a Pascua, descubrieron un mundo sin árboles. Pero esto no fue siempre así, dado que recientes análisis de tipos de polen evidencian que hace unos dos mil años la isla estaba cubierta de una densa capa de vegatación, incluyendo extensos bosques.

Ante la necesidad acuciante de trasladar gran número de pesadas estatuas hasta sus emplazamientos ceremoniales repartidos por toda la isla, sus habitantes tuvieron que recurrir a la fuerza humana, al carecer de animales de tiro, ayudándose de troncos y rodillos extendidos sobre el suelo. Hacia 1600, la isla estaba ya completamente desforestada y se interrumpieron los trabajos en la cantera del volcán Rano Raraku.

Tras la feroz tala de árboles, la imposibilidad de erigir estatuas tuvo un efecto fulminante sobre los hábitos sociales y religiosos. La compleja sociedad pascuense se derribó estrepitosamente. Crecientes conflictos por acaparar los cada vez más escasos recursos naturales degeneraron un en estado de guerra permanente. Apareció la esclavitud y, conforme mermaban los alimentos, el canibalismo. Se abandonaron los antiguos centros sagrados y los moais fueron derribados. Entonces llegaron los europeos.

No es pues de extrañar que Clive Ponting, defensor de esta novedosa teoría y propulsor de una interpretación verde de la historia mundial, afirme que “la historia de la isla de Pascua no es una historia de civilizaciones perdidas y de conocimientos esotéricos. Es la historia de un pueblo que construyó una de las sociedades más avanzadas del mundo para la tecnología de que disponían. Sin embargo, las demandas que impusieron al medio ambiente de la isla para este desarrollo fueron inmensas”. Una clara advertencia para los hombres del siglo XXI sobre la interacción de todas las sociedades con su medio ambiente y de las consecuencias de dañarle irreversiblemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario