viernes, 24 de febrero de 2012

Adiós salud mental


Los centros de salud mental y las unidades de hospitalización psiquiátrica aumentaron un 12 por ciento y un 21 por ciento en los últimos años, decía hace un montón de años el Ministerio de Sanidad español. Un dato estremecedor que nos advierte de las nefastas consecuencias que tiene la vida en una sociedad consumista y neurótica como la que vivimos en los países industrializados donde las enfermedades mentales se han multiplicado por cinco.

Según el doctor Adolfo Calle, presidente de la Sociedad Valenciana de Psiquiatría, un 75 por ciento de la población activa del mundo desarrollado padece  ansiedad, depresión, miedo y estrés a causa del paro y el trabajo. Además, la crisis económica actual agudiza la psicosis y el miedo de las personas a quedarse sin trabajo y causa enfermedades de origen mental en muchos empleados que, en vez de acogerse a la baja laboral, no la toman por miedo a ser etiquetados como “enfermos mentales”.

Para el catedrático de la Universidad de Navarra, el doctor Enrique Rojas, “vivimos en una sociedad neurótica, conflictiva, paradójica y ambigua, que defiende unas cosas y luego hace las contrarias. Es una sociedad que está enferma y que produce, lógicamente, personas neuróticas”. Esta sociedad ha generado un tipo de hombre “hedonista, permisivo, consumista y relativista cuyas referencias culturales se limitan al sexo descafeinado, que se confunde con el amor y deshumaniza las relaciones, las revistas del corazón, que denota un fondo social morboso, y el “zapping” que refleja una personalidad incapaz de asumir responsabilidades, “que no quiere renunciar a nada y lo pierde todo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario